14 may. 2010

1. LOS VOLUNTARIOS


___- Sólo digo que deberíamos elegir mejor los trabajos, no sé... ¿Por qué somos voluntarios, si nos van a pagar lo mismo?, ¿tan rara te parece mi postura?
___- No, no me parece rara... Me parece una puta chorrada...
___- Porque, a ver, todos estos datos... ¿Qué ha hecho esa pobre mujer concretamente? Sólo quiero saber eso...
___- Recuerda el protocolo, Jimmy... No quiero líos, ¿vale? Ésa no es una "pobre mujer", es "el objetivo". Y si no puedes mantenerte sereno pediré que me asignen otro compañero.
___- Ya, bueno... A la mierda el puto protocolo.
___Jimmy bajó la ventanilla y vació el cenicero.
___- Hostias, ¿por qué haces eso?
___- Porque llevamos cinco horas aquí y este coche huele de puto culo, por eso.
___Jack miró su reloj. Eran las siete y diez. El objetivo iba a salir de casa en cinco minutos. Como el día anterior, como todos los días laborables del año.
___- Luz. En el portal –dijo Jimmy.
___La puerta se abrió. Sarah salió de su casa y caminó calle abajo.
___- Vale. Vamos –dijo Jack.
___Salieron del coche y entraron por un callejón. Sarah siempre desayunaba en la cafetería de un tal Peter Muller; no era nadie que les interesara, así que esperaron en el parque, a cierta distancia. Jimmy se asomó a una papelera y cogió un periódico.
___- Será de ayer.
___- Me da igual, es por pasar el rato.
___Jack despreciaba el poco interés de su compañero por su trabajo. Se había imaginado que la suya sería una vida de glamour y países exóticos pero ya llevaba dos años destinado en Boston, con Jimmy, realizando operaciones de ejecución. Un asco.
___- No podemos hacerlo –dijo Jimmy.
___- ¿Qué?
___- "Sarah Monroe"... Mira –dijo mostrándole el periódico-, es una... científica.
___- ¿Y qué?
___- Joder, lee, se dedica a... a salvar vidas y promover leyes de...
___Jack, molesto, le quitó el diario.
___Leyó.
___- Es una zorra, que quiere evitar que aumente el presupuesto destinado a las farmacéuticas, especialmente a Niggel Point.
___- Pues eso. Dicen que tiene pruebas de...
___- Cállate, ya sale.
___Sarah cruzó la calle. Marcó un número de teléfono en su móvil.
___- No nos han contado... Hostias... Según el informe, tiene contactos con grupos islamistas... Es tan ridículo que no sé qué estamos haciendo aquí. En serio... ¿Qué cojones estamos haciendo, Jack?
___Jack lo miró. Sin parpadear. Jimmy comprendió todo.
___- Tú... ya lo sabías –dijo.
___Jack cruzó la calle.
___- ¡Espérame, joder! Ella no es el enemigo, me cago en la puta... Tenemos que abortar, alguien me tiene que explicar por qué estamos eliminando ciudadanos estadouni...
___Jack se giró; Jimmy noto un pinchazo en el estómago.
___- ¿Qué... haces?
___- Lo siento, tío. No me caes bien, es verdad, pero tampoco quería llegar a esto. Eso lo sabes, ¿verdad?
___- Jack... No lo... hagas...
___- Sólo estoy aplicando el primer punto del protocolo, Jimmy. No es nada personal.
___Jimmy sintió el calor en la nuca. Era como le habían enseñado: sensación de mareo, náusea, algo de euforia y una completa disposición a hacer lo que le ordenaran. Niggel Point había sintetizado una droga infalible.
___- Escucha Jimmy... Camina hasta la acera... En cuanto, llegues a la altura del semáforo, espera a que venga un camión de ésos, lánzate y deja que te pase por encima, ¿de acuerdo?
___Jimmy no dijo nada, se giró y, tambaleándose, caminó hasta el semáforo. Dejó que pasaran un par de coches y se puso delante de un trailer.
___Jack no se quedó a escuchar el frenazo o los gritos. Siguió a Sarah hasta el interior del metro y consiguió colocarse tras ella en la cola. Ella validó su billete y él hizo lo propió. Cuando pasaron bajo un punto ciego, ella sintió un pinchazo en la espalda. Perdió el equilibrio, pero Jack la cogió antes de caer al suelo.
___- ¿Se encuentra usted bien?
___- Oh, no sé... Yo...
___- ¿Un mareo?, ¿ha bebido usted algo? -preguntó Jack, jovial.
___- No, no... Si sólo son las...
___Un tipo se acercó a ellos, con ánimo de ayudar.
___- Tranquilo, soy policía –dijo Jack.
___- Igual... estoy embarazada –sonrió Sarah.
___- Es una buena noticia. ¿Puede usted caminar?
___- No sé, uf...
___- Atiéndame, Sarah...
___Ella sintió pánico al escuchar a Jack decir su nombre.
___- Camine hasta el arcén. Cuando vea que llega el metro, tírese a la vía y muera, ¿me ha entendido?
___- Sí –dijo ella.
___Y comenzó a llorar.

Puedes descargar el vídeo aquí.

Publicado originalmente en
Roncando en el Nostromo y, más tarde, en A veces junto letras.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es un texto interesante, no hay duda.

Enhorabuena.