23 jun. 2010

5. LA ESPÍA


__Subió las escaleras y espero frente a la puerta, con los ojos cerrados, como quien está tratando de recordar un número de teléfono, o el nombre de aquella chica que te dijo que no. Pero Jason sólo quería saber si, al otro lado, Nadia seguía dormida.
__Y eso parecía.
__Abrió la puerta, se quitó la chaqueta y la dejó caer junto a una silla.
__- ¿Dónde estabas?
__Nadia, con una toalla que, prácticamente, no le tapaba el culo, salía del baño.
__- ¿Te has duchado? -preguntó él.
__- Sí, ¿dónde estabas? -insistió ella, mientras buscaba sus bragas por el suelo.
__- He salido un momento.
__Ella lo miró. Y sonrió.
__- Me han llamado de...
__- Eh, no pasa nada -dijo sonriendo-, era broma...
__- ¿Qué?
__- Que no somos novios, ni nada por el estio... No me tienes que dar ninguna explicación...
__- Ya... Pero es que no es ninguna explicación. Sólo quería decirte que me han llamado de la fábrica. Tenían problemas con la red y...
__- Eso suena a explicación.
__Jason se quitó los zapatos y se tumbó en la cama.
__- ¿Tienes sueño?- preguntó ella.
__- No... Un poco, quizá.
__Ella se abrochó el sujetador y se sentó en el suelo.
__Jason pensó que no era tan guapa. Del montón.
__- ¿Por qué no nos vamos?- propuso Nadia.
__- ¿A desayunar? Podemos pedir que nos lo sirvan aquí, ¿no?
__- No, digo... por ahí, a ver algo...
__- Bien.
__Tras una misión, lo normal era gozar de un par de días libres. O´Rourke se encargaría de redactar el informe y él no tenía nada importante pendiente.
__Pensó en Las Vegas.
__- ¿Y si vamos a Las Vegas? -preguntó ella, emocionada.
__- Joder, no te lo vas a creer, pero... estaba pensando eso mismo.
__- Sí, seguro.
__- En serio.
__Ella saltó sobre la cama. Y lo besó.
__Sabía a pasta de dientes. Olía a flores.
__Él agarró sus pechos, con fuerza.
__Ella sonrío, y bajó de la cama.
__- No. Tenemos que ir a la ciudad del pecado.
__- De acuerdo.
__En el fondo, pensó Jasón, estaba demasiado cansado para otro polvo.
__Nadia abrió el armario y sacó su mochila.
__Un libro, forrado de papel marrón, cayó de su interior.
__Ella volvió a meterlo dentro.
__- ¿Qué es?
__- Nada... Un... Va sobre conspiraciones. Me lo dejó Jenny, la cocinera.
__- ¿Conspiraciones?
__- Sí, no creo que te interese.
__- ¿Por qué no? Cuenta...
__Ella sacó el libro, lo abrió. Lo volvió a cerrar.
__- ¿Sabes que el cerebro de Kennedy no aparece por ningún lado?
__- ¿Qué quieres decir?
__- Que, hoy día, cualquier forense podría determinar cuántos disparos entraron en la cabeza del presidente. Incluso la dirección.
__- Entiendo.
__- Durante la autopsia, guardaron su cerebro en formol. Pero alguien se lo llevó.
__- Eh... Esas cosas pasan, ¿no?
__- No. Bueno, sí... claro que pasan: la CIA lleva décadas incendiando oficinas donde, se supone, residían pruebas incriminatorias para gente poderosa.
__- En fin, no sé... Esas cosas...
__- Un astronauta, llamado Gordon Cooper, dio veintidos vueltas a la Tierra... Contó que en su nave espacial tenía una cámara de fotos capaz de sacar matrículas de coches.
__- ¿Ah, sí?
__- Sí, pero todas las fotos de la misión parecen sacadas con el móvil de mi sobrino. ¿Por qué?
__- Porque el astronauta... No sé... Eh... ¿Por qué no te vistes ya? Si queremos aprovechar un poco el tiempo...
__- Hay mucho más... El FBI desconectó la cámara...
__- Nadia -cortó él.
__- ¿No quieres saber qué pasó en Oklahoma?
__- No.
__Si la dejaba continuar, pensó Jason, iba a recitar el currículum de su jefe.
__Ella lo miró desafiante.
__- Perdona -añadió él-, quiero decir que... ahora no me apetece.
__- Entiendo, perdona tú. Es un tema que...
__- Te espero abajo, ¿de acuerdo?
__- Vale.
__Jason se puso los zapatos. La besó en la mejilla y salió.
__Una mariposa se posó en su hombró mientras entraba en la cafetería. Pidió un bolló y una cerveza y sacó su teléfono del bolsillo interior izquierdo de su chaqueta.
__Esa chica sabía demasiado. Había gente obsesionada con ese tipo de cuestiones, es verdad, pero el protocolo era claro al respecto.
__No obstante, Jason no quería informar a Sterling.
__No sin una prueba.
__Bebió media cerveza.
__Ella había propuesto el viaje. Si era una espía, una infiltrada, si pertenecía a vete a saber qué organización de imbéciles, en algún momento tendría que informar de que todo iba correctamente, de que Jason había tragado.
__Quizá lo había hecho ya. Mierda, pensó; no tenía que haber abandonado la habitación.
__Dejó un billete sobre la mesa y salió de la cafetería. Se ocultó tras una columna y vio a Nadia salir, con su mochila al hombro.
__Ella, en lugar de ir a la cafetería, se dirigió a los servicios de la gasolinera.
__No había cobertura en la habitación, recordó Jason. Y no podía usar un teléfono público; necesita una línea segura, un móvil protegido.
__La siguió hasta el servició. Entró.
__Necesitaba una prueba de la llamada, una grabación, un vídeo; algo que pudiera mostrar a Sterling o, en cualquier caso, que dejara claro a qué estaba jugando.
__Jasón se asomó disimuladamente y descubrío una puerta cerrada, y tres abiertas. Sacó su móvil y comenzó a grabar, convencido de que, en un rato, tendría que acabar con Nadia.

Puedes descargar el vídeo aquí.

25 may. 2010

4. LAS CERVEZAS


__Jason odiaba Cleveland. Abrió la guantera mientras O´Rourke llenaba el depósito en una gasolinera cercana a la autopista.
__- Vamos tarde – dijo su compañero mientras arrancaba.
__- Teníamos gasolina de sobra.
__- Ya, pero soy un maniático.
__- Lo que quieras, pero...
__- ¿Qué?
__- El reloj, está atrasado –contestó Jason, señalando la radio del coche mientras comprobaba la hora con su reloj de pulsera.
__- Sí, otra manía.
__O´Rourke cruzó la calle y se saltó un semáforo.
__- Me trasladan a Manhattan.
__Jason se sintió muy cansado al escuchar eso.
__Creía estar en una posición privilegiada de cara a ese ascenso.
__- No es precisamente un ascenso –añadió O´Rourke, como si le hubiera leído el pensamiento -, pero no puedo quejarme. Voy a llevar la división... clasificada. No puedo contarte más.
__- ¿Fenómenos paranormales?
__- No puedo decir nada.
__- ¿Pero es eso? Vamos, no se lo voy a decir a nadie.
__O´Rourke lo miró y detuvo el coche.
__- ¿Qué pasa? – preguntó Jason, ofendido.
__- Que hemos llegado.
__- No veo a nadie.
__O´Rourke señaló a un grupo de adolescentes, que charlaba en la acera.
__- De los nuestros, digo.
__- Ah, es que han cambiado los planes.
__Jason se puso nervioso. Sabía que solían hacer estas cosas para probar qué agentes eran capaces de reconducir una situación o actuar de manera poco ortodoxa.
__- Voy a llamar.
__- Como quieras, pero lo tienes todo ahí.
__Jason abrió la carpetilla.
__- Quieren probar una nueva droga -leyó.
__- Eso es.
__- Pero...
__- Sí, lo sé...
__- ¿Qué sabes?
__- Que es bastante cruel. Robaron la fórmula a un científico loco, la han potenciado, y quieren ver si funcionaría en un hipotético escenario bélico.
__- ¿Quieren que droguemos a alguien para que se encargue del objetivo... a hostias?
__- Eso es.
__- Oh, Dios... Yo... no...
__- No, mierda... A ellos, se la daremos a ellos –dijo O´Rourke señalando a los chavales.
__- Pero...
__- Mira - dijo O´Rourke destapando una caja de cervezas.
__- Oh.
__- Hale, te toca.
__- ¿Qué?
__- Que vayas a darles esto. Eso sí, asegúrate de que se la tomen en ese jardín.
__- Espera, el objetivo no está solo.
__Efectivamente, un anciano, de unos setenta años, salió y se sentó en una de las butacas del porche.
__O´Rourke se rascó la cabeza.
__- Déjame la carpetilla.
__- Vamos a anular.
__- No, no jodas. El grado es elevado - dijo señalando una de las tablas del documento.
__- Pero... Jason... ¿En serio crees que ese tío ha creado una forma de vida?
__- No... No lo sé – dijo Jason, sin caer que estaba refiriéndose al vídeo que, todos menos él, habían visto hacía un rato -. No lo sé, pero nuestro tra...
__- Y no parecía un extraterrestre peligroso. O séa...
__- Eh, cállate -ordenó Jason, señalando el techo del vehículo. Y el retrovisor. Y el volante.
__- O´Rourke entendió que no debían hablar de ello.
__- El grado es elevado – repitió Jason -, así que... ¡Se va!
__O´Rourke observó al anciano, que cruzaba el jardín, y la carretera, hasta un pequeño coche rojo aparcado al otro lado.
__Ambos sonrieron satisfechos.
__Jason abrió la puerta y cogió la caja.
__- Espérame aquí – dijo.
__- Bien... Eh, en cuanto terminemos, damos la señal y nos piramos. Otro equipo vendrá a hacer limpieza.
__- No sé para qué cojones nos dan un puto protocolo, si luego lo cambian antes de llegar a...
__O´Rourke levantó el dedo índice de su mano derecha y Jasón cerró de un portazo.
__Dejó la caja en el jardín y se acercó a los chicos.
__- ¡Eh! Tengo que volver a casa y me ha sobrado birra... ¿os hace?
__- ¿Qué dices marica? – preguntó uno de los chavales.
__Era negro. Todos lo eran. Y no eran adolescentes; todos parecían mayores de edad.
__- Que si vuelvo a casa con eso mi mujer me mata -dijo Jason señalando la caja.
__- Eres un calzonazos, ¿eh colega?
__- Amigo... No conoces a esa zorra...
__Todos rieron. Y empezaron a caminar hacia el jardín.
__- Pero, una cosa... Paso de líos, así que os la tomáis ahí, ¿vale? Nada de andar con botellas por el barrio.
__- Vale, tío.
__Cuando Jason dio la vuelta y comenzó a caminar vio al anciano de unos setenta años cerrando la puerta del coche. Jason se detuvo junto a la furgoneta. El anciano se acerco a los chicos y les dijo que se largaran, que eran basura, que no se acercaran a su coche. Ellos rieron y abrieron cervezas. Y bebieron.
__Sólo había ido al coche recoger unas gafas, para leer el periódico, quizá... O´Rourke arrancó. Jason entró en la furgoneta y mandó un mensaje de móvil.

Puedes descargar el vídeo aquí.

19 may. 2010

3. SALVANDO A LA HUMANIDAD


__Jason cerró la puerta muy despació y, tratando de no hacer ruido, se sentó en un sillón libre junto al armario.
__El silencio era absoluto. Sacó sus gafas, las limpió y alguien detuvo la grabación. Un agente, junto a la pizarra, encendió las luces y descubrió a media docena de individuos trajeados que, mirando a ningún sitio, trataban de hacer ver que la situación era preocupante.
__Jason, resignado, guardó sus gafas.
__-¿Y bien? –preguntó Sterling a los presentes.
__Nadie dijo nada.
__-¿Jason?
__-¿Sí?
__-¿Qué opinas?
__-Eh... Bueno, no hay duda de... que estamos ante un interesante documento, es... revelador... Al menos, a mí me ha... Pero no me importaría volver a verlo para...
__-No hay tiempo. Dos agentes esperan en la universidad -miró su reloj-. El objetivo saldrá en un cuarto de hora.
__-Ah.
__Sterling comenzó a rodear la mesa. Siempre hacía lo mismo en reuniones de este tipo. Miraba al suelo, se atusaba el pelo, suspiraba... Lo de siempre.
__Jason no podía concentrarse. Había dejado a Nadia en el motel, dormida, y no quería retrasarse. Un código rojo en día servicio, qué putada no haber visto el mensaje a tiempo, pero decidió que, dada su experiencia, no podía ser tan grave haberse perdido el vídeo.
__-¿Señor?
__-Dime Jason.
__-Apliquemos
el protocolo.
__Alguien tosió. Probablemente, O´Rourke, un envidioso hijo de puta irlandés.
__-¿No te parece precipitado? –preguntó Sterling clavando su mirada.
__-Para eso nos adiestraron, señor, para no pensar dos veces. La duda...
__-Venga, hombre... No estamos hablando de... yo qué sé, de comunistas... Esto es mucho más relevante. Cojones, es lo más grande que he visto en mi vida. Y está aquí, en América.
__-Entiendo... Perdón -se disculpó Jason tratando de recoger datos sueltos y descubrir de qué estaban hablando..
__Pero Sterling no era muy certero: no podía saber si se estaba refiriendo a todo el continente o sólo a los Estados Unidos.
__-No, no pidas perdón. Está bien... Tu postura es... interesante... ¿Hasta dónde quieres llegar?
__-¿Cómo? -preguntó Jason agobiado.
__-Nos cargamos al científico... ¿Y luego?
__-Eh... Yo haría lo de... otras veces, ¿no? O sea... Cargarnos al tipo... Bien, no sé... Todos hemos visto el vídeo, así que si estamos de acuerdo...
__-Habría que monitorizar sus cuentas de correo –soltó O´Rourke.
__-Habrá enviado el vídeo a alguna cadena, seguro. Siempre lo hacen –dijo alguien.
__Era un gordo de unos cuarenta años. ¿Por qué estaba ahí? Era imposible que esa bola de sebo superase la puta primera prueba del primer examen físico. Cuando yo entré, pensó Jason, el nivel era altísimo, ¿de qué coño van ahora? Y el científico... ¿qué había hecho?, ¿otra droga sintética? Nadia decía que habían sintetizado un tipo de heroína que no producía adicción. Igual era eso. O no, porque Nadia enseñaba las tetas en un bar de camioneros.
__¿Por qué no ponían de nuevo el vídeo? Hostias.
__-De acuerdo Jason. Tu aplomo se verá recompensado.
__-¿Yo?
__-Sí, te encargarás de supervisar la misión.
__-Pero...
__-Elimina al científico, sigue
el protocolo y todo irá como la seda. Jimenez te dará los datos. Luego redacta un informe. Quiero todos los posibles destinatarios.
__-Sí... Eh... ¿Puedo verlo otra vez?
__-No. O´Rourke te llevará hasta el objetivo. Nada de sangre, sin interrogatorio... Y, me cago en la puta, mantengamos la calma.
__Jason se levantó. O´Rourke conducía de pena. ¿Cuánto le llevaría cargarse a ese pobre imbécil?, ¿dos horas? Eran las cuatro, con un poco de suerte llegaría para follársela de nuevo antes del desayuno.
__Abrió la puerta, se detuvo y levanto la cabeza, como si quisiera confesarle algo a Dios.
__-¿Qué cojones te pasa, Jason? –preguntó Sterling.
__-Eh... ¿Cuál es el nombre de la operación?
__-Qué más te da.
__-Es que... Me gusta... saber estas cosas...
__-¿Pavan? –preguntó Sterling posando su mano en el hombro de Pavan.
__-Pueees... Teniendo en cuenta que vamos a tener que inventarnos algo impresionante si esto se filtra... A ver -dijo, estudiando sus apuntes-, tiene hileras de cilios... Ocho me ha parecido contar, ¿no? Son como peines... Así que... ¿Qué tal Ctenophora?
__-¿"Operación Tenófora"? –preguntó el gordo- ¿Qué mierda es ésa?.
__-¿Existe esa palabra? –preguntó Roth.
__-Ahora sí -contestó Sterling-. La meteremos en la red, en enciclopedias y revistas.
__-Llamaré a la división de divulgación –añadió Pavan sacando su backberry del bolsillo.
__-De acuerdo... Me gusta... Es un nombre adecuado –señaló Jason, consternado.
__El término no le decía nada. ¿Peines?, ¿de qué cojones estaban hablando estos hijos de puta?
__Se la había follado un par de veces, sin emborracharla, pensó Jason. Todo rarísimo. ¿Y si Nadia era una espía o algo así?
__O´Rourke salió silbando. Jason cerró la puerta.
__Sterling se sentó en una de las sillas. Vieron el vídeo de nuevo:

Puedes descargar el vídeo aquí.

Publicado originalmente en A veces junto letras.

2. JONETONES


___Jones despertó de golpe. Nadie alrededor...
___Una mesa y dos sillas, típico.
___Estaba helado y le dolía la cabeza, sobre todo si miraba hacia arriba, hacia la luz. Se levantó y se miró al espejo. Sabía que alguien, al otro lado, estaba observándole y pensó en decir o hacer algo pero, en lugar de eso, se fijó en las marcas de las muñecas, prueba clara de que había estado esposado.
___El mismo día en que cumplió quince años, robó unas revistas en el centro comercial junto a su primo Sammy y fueron detenidos. A modo de escarmiento, y dado que fue imposible localizar a sus padres, lo llevaron a comisaría. Su madre, que fallecería tres semanas más tarde, le preguntó desde la cama del hospital si esa experiencia le había servido para algo. En ese momento no supo qué contestar.
___Ahora lo tenía claro.
___Le servía para saber que el lugar en el que se encontraba recluido no era una comisaría.
___Acarició la pared y sintió una brisa. Las luces y el aire acondicionado hacían de despertador, pensó, y se dirigió hacia la puerta sin manilla que volvía el lugar un poco menos metálico.
___Escuchó un chasquido, arriba.
___-Siéntese, por favor. Será atendido en unos segundos.
___-¿Por qué estoy aquí?, ¿oiga...?
___Pero nadie contestó.
___Jones se sentó, apoyó sus codos sobre la mesa y se frotó las manos. Le era imposible recordar cómo había llegado ahí; su último recuerdo era para
Susan Winks: la chica a la que siempre se había querido follar. Pero eran demasiado amigos para eso. Y ella estaba con el imbécil de Joe... Y la cosa iba para largo. El martes por la tarde la vio en el bar de Fred, junto al supermercado, y la invitó a tomar algo. Tenía la sensación de haber pasado con ella toda la tarde, charlando y riendo, pero era incapaz de recordar nada. No sabría decir si el lugar estaba vacío, qué bebieron o la ropa que llevaba ella. Ni él; aunque, casi seguro, no era ese pijama gris que llevaba mientras pensaba todo eso.
___Cedió el elástico del pantalón y comprobó que no llevaba calzoncillos.
___-¿Qué haces, hijo?
___Había un hombre, trajeado, de unos cincuenta, sentado frente a él, leyendo algo en su portátil.
___Jones se levantó, algo inquieto.
___-Tanquilo, siéntate y terminemos cuanto antes.
___-No... No le he oído entrar.
___-Eso es por las drogas. Siéntate, anda, que estás muy débil...
___Jones se sentó.
___-La mierda que te hemos metido es un milagro de la ciencia, chaval. Ni siquiera estás nervioso, ¿verdad?
___Era cierto. Jones sabía que la situación era para estar aterrado, pero era incapaz de soltar adrenalina, temblar o gritar. Y era eso lo que quería hacer desde que había abierto los ojos.
___-Bueno... Unas veces funciona mejor que otras, como todo... En fin, ¿cómo estás?
___-No recuerdo nada... Yo...
___El hombre asintió, como si supiera qué era lo que Jones trataba de explicar.
___-No puedo contarte gran cosa... Sólo te diré que no vamos a rodar un vídeo snuff, ¿de acuerdo? Es algo que, no sé por qué, preocupa mucho a la gente últimamente... Así que, tranquilo, ¿de acuerdo? Es probable que solucionemos esto en unos minutos y puedas volver a casa... o a intentar follarte a esa guarrilla, ¿eh?- dijo, mostrando una perfecta dentadura.
___-¿Qué guarrilla?- preguntó Jones.
___-Ya sabes, Susan Winks, la zorra que está en la sala de al lado.
___Jones notó la agresividad con la que había dicho eso. Sopesó la posibilidad de saltar y agarrarlo del cuello, pero era incapaz de recabar un gramo de violencia. Cerró los ojos. Tomó aire. Los volvió a abrir.
___-Susan es amiga mía, desde... no sé, desde que éramos críos. Pero, quiero que lo sepa: no tiene nada que ver conmigo, en serio, tienen que dejarla marchar, tiene un bebé, ella...
___-Quieres que la dejemos ir.
___-Sí, por favor.
___-Así que te declaras responsable único.
___-Sí, pero... ¿de qué?
___-No sé, dímelo tú. Por lo general, los individuos en tu situación suplican para que les dejemos marchar, aseguran que no han hecho nada, dicen que son inocentes... pero a ti todo te la suda, ¿eh, campeón?
___-Es que... no...
___-¿Eres inocente... Jonetones?
___-¿Cómo?- preguntó Jones.
___Y se hizo el silencio. Jones se fijó en el ordenador. No parecía estar encendido. Se rascó la barbilla.
___-Oiga, perdone... ¿Cómo me ha llamado?
___-Chico, estoy siendo amable contigo. En serio, tienes suerte... Porque antes era un completo cabronazo... Y seguiría siéndolo, pero hice una apuesta con un compañero... que dice que, con sensibilidad, se consiguen mejores resultados.
___Jones tragó saliva.
___-Pero yo creo que si le sacas el ojo a un hijo de puta –sonrió-, termina contándotelo todo por miedo a perder el otro.
___-"Jonetones" es un nick que usé una vez para... no sé, para algo ilegal... Es verdad. Compré porno, o no sé... use una tarjeta robada para...
___-¿Ves? La violencia, bien dosificada, ayuda. Y eso que aún no te he tocado.
___Jones advirtió que ese traje de Armani escondía unos musculados brazos. Trató de levantarse.
___-¡Siéntate!
___-No he hecho nada... Sólo... Por el amor de Dios, sólo pillé unos vídeos que no valían ni... ¡ni diez dólares!
___-Sí, es lo que pone en tu expediente -dijo mientras leía.
___Jones advirtió la luz de la pantalla. Sí, el ordenador estaba encendido.
___-Porque es verdad.
___-Entonces, ¿qué haces aquí? ¿Nos equivocamos de hombre?
___-Sí, joder, sí... Yo no he hecho nada, se lo estoy dicien...
___-Tu expediente está limpìo, es verdad...
___-Es lo que digo, que no he hecho nada.
___-Pero tú eres un hacker.
___-¿Qué? –preguntó Jones, desconcertado.
___-Digo, que eres capaz de entrar en los sistemas informáticos, en las bases de datos... ya sabes... y dejarlo limpio.
___-¿Qué...? Eso es una chorrada.
___-Claro que, tu expediente no está del todo limpio: estafaste doce pavos, no diez... Y pirateabas la señal del canal porno... y poco más. Te va el porno, ¿eh?
___-Pero...
___-Escucha, escucha... Se me acaba de ocurrir que, si yo tuviese tu habilidad, y quisiera permanecer libre de sospecha tras cometer un terrible crimen... ¿sabes qué haría?
___Jones no entendía nada. Ahora sí, sudaba como un cerdo.
___-¿Sabes que haría, hijo de puta?
___-¿Qué?- preguntó Jones.
___-Lo que tú has hecho. Entrar, borrar los datos que me incrimen... y dejar un par de mierdas, que igual son mentira, quién sabe, para que no se note demasiado la jugada.
___Y sonrió.
___Cerró el portátil. Se levantó y se quitó la chaqueta, dejando al descubierto un arma bajo su axila.
___Jones balbuceó.
___-¿Qué dices, chaval?
___-Quiero un abogado. Y hacer una llamada.
___-¿Crees que soy policía?, ¿o del FBI? No me hagas reír. Aquí las ___cosas funcionan de otra manera... Te voy a matar, ¿entiendes? No tengo que rendirle cuentas a nadie.
___Sacó su arma. Jones pensó en Susan.
___-Vamos por libre, hijo... Sois tantos, que ni siquiera nos planteamos meteros presos... Sois tantos que no tenemos tiempo que perder. Por eso, cuando cogemos a uno como tú, le dedicamos cinco minutos, por si quiere contarnos algo... y luego le pegamos un tiro en la cabeza.
___-¿Es una broma? Porque empiezo a hartarme.
___-Yo también.
___Y disparó a Jones, en medio de la cara, reventándole el ojo derecho y matándolo en el acto.
___Después sacó un cigarro de su pitillera y se lo puso en la boca.
___-No se puede fumar –salió del altavoz.
___Parecía una voz de mujer, pero sabía que no lo era.
___-No voy a fumar, sólo lo tengo en la boca.
___-Mejor. Su supervisor ha salido para allá y... no está precisamente contento.
___Y se abrió la puerta.
___-¿Qué cojones haces? –preguntó, furioso, el supervisor.
___-Mi trabajo.
___-¿Tu trabajo? Bastardo hijo de puta... ¿Quién te crees que eres, el puto Jack Bauer? Mira esto, joder...
___La sangre de Jones, lentamente, se colaba entre las baldosas creando un bonito dibujo.
___El supervisor tocó algo cerca de su oreja y habló en voz alta.
___-Tenemos un paquete. En la sala trece, creo.
___-Es la trece, sí.
___Luego se miró al espejo. Trató de encontrarle un sentido a su vida durante un par de segundos y se giró hacia el pistolero.
___-Me voy a jubilar. Este año... Sé que eres una mierda de agente, pero no tengo tiempo ni ganas de instruir a nadie, así que puede que tú...
___-Cuente conmigo, señor. Para lo que sea.
___El supervisor rió.
___-¿Has creído que iba en serio, anormal? Aquí no se jubila nadie.
___Al agente no le hizo mucha gracia, pero poco podía hacer. El supervisor se acercó a él. Lo cogió del hombro, como si fuera su amigo.
___-Dime una cosa... ¿Por qué tengo a una tía muerta, sin bragas, en la sala de al lado?
___-Eeeh...
___-¿Y éste?, ¿quién cojones es este chico?
___-Jonetones, señor.
___Se miraron.
___-¿Se supone que tengo que alegrarme o algo así?, ¿qué puto nombre es ése?
___-Es un nick, señor, un seudónimo que usan delincuentes para infiltrarse.
___-¿Infiltrarse dónde?
___-Donde sea, en sus cuentas de crédito, en el pentágono, en bancos...
___-¿Y qué?
___-¿Cómo que "y qué"?
___-Joder, mierda... ¿Qué más no da eso?
___-Había entrado en nuestro sistema.
___-¿Qué sistema?, ¿es que te has vuelto loco?
___El agente abrió su portátil y lo encendió.
___-Dime que no te has cargado a un crío por andar jugando a marcianitos –preguntó el supervisor, amargado.
___-No. Este cabrón era una genio del crimen. Fabricaba bombas caseras de potencia nunca antes vista.
___-¿Éste?
___-Sí, éste. ¿No se ha fijado que en Afganistan las tropas estadounidenses son incapaces de poner orden? Éste les dio a los talibanes instrucciones de cómo montar la insurgencia antiamericana. Hacía vídeos y los lanzaba al mundo...
___-Espera... Espera... ¿Se te ha olvidado para quién trabajamos? Todo eso nos da igual... Tenemos que proteger los intereses de nuestros clientes, nada más. Seguir
el puto protoco...
___-Pero, joder, ¿es que no lo entiende? Es un criminal, un asesino, un... Era...
___El supervisor lo miró. El agente abrió un directorio tras otro y encontró lo que estaba buscando.
___-Mire este vídeo. Ha sido difundido de forma masiva. El tipo que va a ver es Jonetones... Eh... Sí, vale... No lo parece porque... porque tiene los dos ojos y... pero... Mire, mire...
___Mientras dos tipos vestidos con batas azules recogían a Jones y lo subían a una carretilla, el supervisor comenzó a ver el vídeo y pensó, seriamente, en tomarse unas vacaciones:

Puedes descargar el vídeo aquí.

Publicado originalmente en Roncando en el Nostromo y, más tarde, en A veces junto letras.

14 may. 2010

1. LOS VOLUNTARIOS


___- Sólo digo que deberíamos elegir mejor los trabajos, no sé... ¿Por qué somos voluntarios, si nos van a pagar lo mismo?, ¿tan rara te parece mi postura?
___- No, no me parece rara... Me parece una puta chorrada...
___- Porque, a ver, todos estos datos... ¿Qué ha hecho esa pobre mujer concretamente? Sólo quiero saber eso...
___- Recuerda el protocolo, Jimmy... No quiero líos, ¿vale? Ésa no es una "pobre mujer", es "el objetivo". Y si no puedes mantenerte sereno pediré que me asignen otro compañero.
___- Ya, bueno... A la mierda el puto protocolo.
___Jimmy bajó la ventanilla y vació el cenicero.
___- Hostias, ¿por qué haces eso?
___- Porque llevamos cinco horas aquí y este coche huele de puto culo, por eso.
___Jack miró su reloj. Eran las siete y diez. El objetivo iba a salir de casa en cinco minutos. Como el día anterior, como todos los días laborables del año.
___- Luz. En el portal –dijo Jimmy.
___La puerta se abrió. Sarah salió de su casa y caminó calle abajo.
___- Vale. Vamos –dijo Jack.
___Salieron del coche y entraron por un callejón. Sarah siempre desayunaba en la cafetería de un tal Peter Muller; no era nadie que les interesara, así que esperaron en el parque, a cierta distancia. Jimmy se asomó a una papelera y cogió un periódico.
___- Será de ayer.
___- Me da igual, es por pasar el rato.
___Jack despreciaba el poco interés de su compañero por su trabajo. Se había imaginado que la suya sería una vida de glamour y países exóticos pero ya llevaba dos años destinado en Boston, con Jimmy, realizando operaciones de ejecución. Un asco.
___- No podemos hacerlo –dijo Jimmy.
___- ¿Qué?
___- "Sarah Monroe"... Mira –dijo mostrándole el periódico-, es una... científica.
___- ¿Y qué?
___- Joder, lee, se dedica a... a salvar vidas y promover leyes de...
___Jack, molesto, le quitó el diario.
___Leyó.
___- Es una zorra, que quiere evitar que aumente el presupuesto destinado a las farmacéuticas, especialmente a Niggel Point.
___- Pues eso. Dicen que tiene pruebas de...
___- Cállate, ya sale.
___Sarah cruzó la calle. Marcó un número de teléfono en su móvil.
___- No nos han contado... Hostias... Según el informe, tiene contactos con grupos islamistas... Es tan ridículo que no sé qué estamos haciendo aquí. En serio... ¿Qué cojones estamos haciendo, Jack?
___Jack lo miró. Sin parpadear. Jimmy comprendió todo.
___- Tú... ya lo sabías –dijo.
___Jack cruzó la calle.
___- ¡Espérame, joder! Ella no es el enemigo, me cago en la puta... Tenemos que abortar, alguien me tiene que explicar por qué estamos eliminando ciudadanos estadouni...
___Jack se giró; Jimmy noto un pinchazo en el estómago.
___- ¿Qué... haces?
___- Lo siento, tío. No me caes bien, es verdad, pero tampoco quería llegar a esto. Eso lo sabes, ¿verdad?
___- Jack... No lo... hagas...
___- Sólo estoy aplicando el primer punto del protocolo, Jimmy. No es nada personal.
___Jimmy sintió el calor en la nuca. Era como le habían enseñado: sensación de mareo, náusea, algo de euforia y una completa disposición a hacer lo que le ordenaran. Niggel Point había sintetizado una droga infalible.
___- Escucha Jimmy... Camina hasta la acera... En cuanto, llegues a la altura del semáforo, espera a que venga un camión de ésos, lánzate y deja que te pase por encima, ¿de acuerdo?
___Jimmy no dijo nada, se giró y, tambaleándose, caminó hasta el semáforo. Dejó que pasaran un par de coches y se puso delante de un trailer.
___Jack no se quedó a escuchar el frenazo o los gritos. Siguió a Sarah hasta el interior del metro y consiguió colocarse tras ella en la cola. Ella validó su billete y él hizo lo propió. Cuando pasaron bajo un punto ciego, ella sintió un pinchazo en la espalda. Perdió el equilibrio, pero Jack la cogió antes de caer al suelo.
___- ¿Se encuentra usted bien?
___- Oh, no sé... Yo...
___- ¿Un mareo?, ¿ha bebido usted algo? -preguntó Jack, jovial.
___- No, no... Si sólo son las...
___Un tipo se acercó a ellos, con ánimo de ayudar.
___- Tranquilo, soy policía –dijo Jack.
___- Igual... estoy embarazada –sonrió Sarah.
___- Es una buena noticia. ¿Puede usted caminar?
___- No sé, uf...
___- Atiéndame, Sarah...
___Ella sintió pánico al escuchar a Jack decir su nombre.
___- Camine hasta el arcén. Cuando vea que llega el metro, tírese a la vía y muera, ¿me ha entendido?
___- Sí –dijo ella.
___Y comenzó a llorar.

Puedes descargar el vídeo aquí.

Publicado originalmente en
Roncando en el Nostromo y, más tarde, en A veces junto letras.